BARCELONA

 

                                  Barcelona: Nomenclatura poco femenina. Por Mariano Pesin

Hace cinco años que hago rutas culturales por Barcelona. Tengo once itinerarios de autor. Una de las rutas quemas cariño se llama ” Mujeres de Barcelona”
Es un itinerario en el que explico la evolución de las sociedades femeninas desde la fundación de Barcino hasta nuestros días.

Comienzo la ruta dando un dato demoledor: de 4.300 espacios públicos nombrados en la ciudad condal solo 300 hacen referencia a mujeres.
De esas trescientas solo unas pocas eran féminas de la ciudad las demás son mujeres del mundo. La ruta trata de reivindicar el papel clave de la mujer a lo largo de su historia y como el poder machista tiene el desparpajo de reducir un papel protagónico a uno secundario. Con suerte.

                                                            Foto1_Mujeres

Primera mujer barcelonesa.
Asombrado descubrí que la primer mujer, de a pie, que se tiene registros de la Barcelona romana se llamaba Fabia Térutulia y se dedicaba al oficio de Nodriza (una mujer que cría y amamanta a una niño ajeno). El dato se recoge gracias a una cupa o sarcófago encontrada en Barcelona y colocada posteriormente en la via sepulcral romana en la actual Plaça Vila de Madrid en la Ciutat Vella. Encontrar este tipo de pieza arqueológica y dejarla donde estaba, es decir, enterrada, metáfora de por medio, es una ofensa a la identidad cultural de nuestra ciudad y a su memoria histórica.

                                                             Foto 2_fabia_tertula

Nodrizas.
Para hablar del oficio de las nodrizas en Barcelona tenemos que trasladarnos a la actual calle Flor de Lliri, en el barrio de la Ribera. En esta pequeña calle, que une el Mercado de Santa Caterina con la calle Corders, existía un hostal que desde el siglo XV albergaba a las mujeres nodrizas recién llegadas a la ciudad. Allí mismo esperaban ser contratadas por clientas de buena posición económica. Son los mismos dueños del hostal, desbordados por el éxito que fundan la primera agencia de nodrizas de Barcelona a metros de la posada.
La nomenclatura de la ciudad solo recuerda esta calle homenajeando al nombre del emblemático hostal y no a las nodrizas de Barcelona y su honesta profesión.

Calle de la Prostitutas.
El ejemplo opuesto lo encontraremos en el barrio del Raval o Barrio Chino.
Este barrio fue a lo largo de los siglos, y lo sigue siendo, el epicentro de la prostitución urbana.
Uno de los primeros burdeles, que se tiene registros oficiales en la ciudad, se encontraba en la calle Tallers en el siglo XIV.
Con la Revolución Industrial se urbaniza definitivamente el barrio. Llegan inmigrantes de diferentes puntos rurales para trabajar en las fabricas de Indianas. A esto podemos sumarle la cantidad de marineros que por este barrio paseaban en busca de satisfacer sus urgentes deseos sexuales. Todo esto hizo del Raval un espacio para que el oficio mas viejo del mundo se consolidara.
El punto máximo de prostitución en el Raval lo encontramos en los primeros treinta años del XX.
Durante la Primera Guerra Mundial y gracias a la neutralidad española en el conflicto bélico los industriales catalanes se hacen muy ricos y el barrio pasa a vivir su Belle Époque de ocio nocturno donde las prostitutas europeas encontraban un lugar de paz y oportunidad laboral.
La cocaína y el champagne corrían como el agua. La bohemia se movia como pez en el agua entre la avenida Paralelo y la calle Conde de Asalto (Nou de la Rambla). Es entonces cuando nace la denominación de Barrio Chino.
La prostitución tuvo sus calles-santuarios: Tallers, Robadors, Arc del Teatre, el Cid, etc, etc, pero solo una calle del Raval recoge el nombre el oficio mas viejo del mundo. Esta calle ubicada en la proximidad de Riera Baixa con Carmen y era conocida coloquialmente, entre los hombres, como las calles de las putas. Las vecinas del barrio para salvarle el honor la nombraban de una manera mas sutil que es como figura hoy en la nomenclatura oficial: Carrer del Mal Nom (Calle del Mal Nombre)

                                                                Foto3_Mal Nom

Los dos ejemplos citados en este articulo explican las dos profesiones femeninas mas antiguas de la ciudad en diferentes espacios y con distinto final.
La calle de las nodrizas recuerda el nombre de un hostal, y la calle de las prostitutas recoge su mala reputacion con un mal nombre.
En cualquier caso ambas calles están Mal Nombradas, porque esconde las vergüenzas de una mujer que trabaja con su cuerpo en profesiones antagónicas.
Estos no son dos casos aislados sino que se extiende por toda la ciudad con diferentes profesiones y usos.

Llevamos casi cuarenta años de democracia, que en este caso, no han podido romper la linea y el criterio machista de los anteriores cuarenta años de dictadura Franquista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *