DESIERTO DEL GOBI- MONGOLIA

       36 1º La tortuga en el Peque Nacional Terelj              EL DESIERTO DEL GOBI Y KARAKORUM

Gobi significa desierto en mongol. Al contrario de lo que se cree, el Desierto del Gobi, es un lugar lleno de vida. Está formado por estepas y otros paisajes, tan sólo un 3% de la superficie total es de arena. Es la zona protegida más extensa de Asia, en 1991 fue designada como Reserva de la Biosfera por la Unesco. La fauna es impresionante, gacelas, osos, águilas, camellos… La explosión de vida es impresionante aunque no nos demos cuenta a primera vista.

Una de las visiones más típicas del Gobi es la figura del camello mirando fijamente al horizonte y al viajero le dará la impresión que el camello no le quita los ojos de encima. Existe una leyenda mongol sobre el camello: En la creación del mundo, cuando se repartieron los dones a los animales, al camello se le otorgó una gran cornamenta, brillante y majestuosa, era uno de los animales más bellos de la tierra. En cierta ocasión, el ciervo, le pidió la cornamenta para asistir a una reunión importante, el camello se la dejó ya que le consideraba un buen amigo. El ciervo jamás volvió y desde ese momento, el camello observa sin descanso al horizonte esperando a que vuelva su amigo con su cornamenta.

En el desierto hay muchas cosas que ver, uno de los lugares más impresionantes es el Desfiladero del Buitre donde podréis hacer trekking encima de un glaciar, una caminata sencilla en la que podéis llegar hasta donde queráis antes de dar la vuelta. Es normal encontrar a vendedores ambulantes, sus obras son geniales, desde pequeños animales tallados en madera de cedro (muy aromática) hasta pulseras, collares y calcetines tejidos en piel de camello.

También es posible comprar pescado (de lago) desecado y salado, no os aconsejo que lo compréis si no lo vais a consumir en la misma Mongolia, los vuelos en avión tienen un efecto desagradable en este pescado (por experiencia, casi nos detienen).

Uno de los lugares más mágicos de Mongolia son las Dunas Cantarinas, se trata de las dunas más altas de toda Asia. Deben su nombre al sonido que produce el viento al mover la arena.

Es un buen momento para cabalgar a lomos de un camello bactriano, una experiencia impresionante. No debéis olvidar que no estamos en un parque temático, los camellos son de verdad y uno de sus objetivos en la vida es morderte. Lo primero (y siempre con ayuda de tu guía) deberás negociar el precio y la duración de tu paseo, tomadlo con calma… Es un proceso que requiere mucho té y algunos chupitos de vodka. Una vez escogidos los camellos esperaréis a que se agachen y Alehooopppp, cuidado con la subida. Veréis que cabalgar es bastante fácil (pedid siempre estribos). Quedaréis encajados entre las dos jorobas y es casi imposible caerse. Para moverse no hay más que gritar “Chuuuuuuu Chuuuuuu” que viene a ser como nuestro “Arre”. Os aseguro que galopar en el Gobi, a lomos de un camello mientras anochece hace que quieras descubrir tu alma de nómada, estarás en medio del desierto emulando los viajes de Marco Polo o las batallas de Genghis Khan.

Otra parada obligatoria será en los Acantilados de Fuego o Bayan Zag, yacimiento arqueológico del paleolítico. Deben su nombre al color rojizo de la tierra y a lo espectacular de sus puestas de sol.

Hace años una expedición argentina encontró un esqueleto entero de Tyrannosaurus Rex (en realidad sólo existen tres esqueletos completos en el mundo y los tres se encontraron en Mongolia). También es posible encontrar restos y huevos fosolizados de Oviraptor, el antepasado más lejano de la gallina en el periodo cretácico. La expedición abandonó los yacimientos por falta de presupuesto y es muy fácil hallar fósiles importantes, si es vuestro caso deberéis entregarlos al guarda del Parque Natural ya que os podríais meter en un buen lío al abandonar el país.

Es el momento de conocer a los nómadas del Gobi y la manera más sencilla es visitarlos en su ger. Nos acogerán con la hospitalidad del desierto y nos agasajarán como invitados importantes. Siempre deberemos aceptar la comida con la mano derecha, la izquierda la apoyaremos en el codo derecho. Tomaremos lo que nos den con la palma de la mano abierta hacia arriba. Jamás daremos la espalda al altar que siempre se encuentra en el fondo del ger. Es de muy mala educación rechazar comida o bebida, lo mínimo sería, al menos, tomar un bocado y un sorbo, si nos ofrecen vodka (que lo harán) mojaremos el dedo anular y salpicaremos en los cuatro puntos cardinales, es una manera de agradecimiento a los dioses pero viene de la antigüedad.

50 2º Llegando al Gobi        51 2º Cabalgando a lomos de un camello bactriano en el Desierto del Gobi

El padre de Genghis Khan, Yesugei, murió envenenado por los tártaros, por lo visto, en esa época se envenenaban mucho. Para evitar ese tipo de muerte, los mongoles idearon una treta, ese tipo de veneno ennegrecía la plata, así, mojaban el dedo anular (con anillo) y mientras ofrecían el líquido a los dioses las gotas llegaban al anillo de plata, si se ponía negro evidentemente no bebían. Si no queremos más vodka (que os pasará) nos pondremos el dedo anular en la frente y daremos las gracias y pondremos el vaso al revés, así no ofenderemos al anfitrión.

Jamás señalaremos los pies de nadie dentro del ger, ni el fuego, ni el altar, en realidad mejor que no señalemos nada (nunca se sabe), tampoco silbaremos ni tocaremos el sombrero de otra persona, es algo muy personal, así como su cabeza. Mientras comáis nunca, nunca señaléis a nadie con el cuchillo, es una ofensa terrible. Aunque tengáis mucho frío os quitaréis los guantes y el gorro pero ¡¡cuidado!! las muñecas siempre tapadas en la medida de lo posible, si fuese verano podéis cruzar los brazos y esconder las manos debajo. Si alguna cosa nos incomoda o creemos que está mal estiraremos el dedo meñique. Si pisamos o golpeamos a alguien sin querer le daremos la mano y musitaremos una disculpa. Esto es primordial para una buena convivencia, de todas maneras siempre les pareceremos muy maleducados. Vosotros también os sentiréis incómodos en muchas ocasiones, paciencia, siempre paciencia…

Si tenéis suerte el padre de familia os deleitará con la música del Morin Khuur, uno de los instrumentos más característicos de la cultura mongol. Se trata de una especie de violín con las cuerdas fabricadas con pelos de caballo, pero no de cualquier caballo. Escogen a los caballos más especiales, campeones y corredores por naturaleza. El sonido recuerda al relincho de los caballos y las hierbas mecidas por el viento, es un sonido sorprendente y muy muy agradable. Cuando muere el caballo generalmente no se vuelve a tocar el instrumento y se entierra con el animal. En la cultura de los nómadas el caballo es un animal sagrado, se le da la misma importancia que a un hermano. Por la mañana podemos ayudar a ordeñar los camellos, la leche de camella es deliciosa, con mucha más grasa que la de vaca, también la fermentan para obtener airag. Podéis quedaros el tiempo que queráis con la familia nómada pero no os aconsejo pasar más de dos noches en su ger, todo tiene su explicación. Mientras estemos con ellos nos ofrecerán todo lo que tienen y el padre de familia no irá a trabajar con sus rebaños, no debemos abusar ya que les transtornaremos su rutina. En algunos viajes nos hemos encontrado a viajeros que proclamaban que viajar por Mongolia es muy barato, esos no son buenos viajeros. Los nómadas jamás aceptarán nuestro dinero (sí regalos o alquiler de camellos) pues son orgullosos, en nuestra mano está el saber comportarnos. Un consejo, si algún pastor os ofrece acompañarle y enseñaros a llevar el rebaño desde vuestro caballo tened cuidado, yo llevé a mi rebaño de yaks derechito derechito a un lago medio congelado, uno detrás del otro se fueron metiendo en el agua, será que no entendieron mis gritos… El pastor no estaba muy contento conmigo…

49 2º Morin khuur          38 1º Puente colgante llegando al templo Arrybal

Continuaremos nuestra ruta y visitaremos las ruinas del templo Ongiin Khiid. Era un templo budista del S. XVI y también fue destruido en la purga de Stalin. Está lleno de estupas que contienen los restos de lamas importantes. El templo está siendo reconstruido por unos poco lamas que viven en un ger de manera muy precaria. El paisaje parece lunar, todo lleno de rocas que parecen de cartón piedra y el viento aúlla entre ellas de una manera extraña, es un lugar cargado de misticismo que no invita a pasar la noche exactamente. Yo os aconsejo volver a vuestro campamento de gers donde cenaréis calentitos y podréis acabar el día con unos chupitos de vodka llorando mientras miráis las estrellas.

Todavía nos queda visitar uno de los sitios más importantes de Mongolia: KARAKORUM

Genghis khan necesitaba una capital para su imperio y proyectó la ciudad de Karakoum, fundada en 1220 en el valle Orkhon y durante 140 años fue la capital de la ruta de la seda. La ciudad tenía 4 puertas franqueadas por cuatro tortugas sagradas de piedra (hoy en día quedan 3). Fue una época asombrosa, Genghis Khan proclamó la Pax Mongola, era posible viajar por medio mundo con salvaconducto del emperador, sin miedo a bandidos y asaltantes. La ruta de la seda fue la precursora del Pony Express ya que se instauró el correo de oriente a occidente y viceversa. ¿Qué queda de Karakorum? Nada de nada, con los restos de la ciudad se construyó el templo Erdene Zuu en 1586, es el monasterio mongol más antiguo que ha sobrevivido, es Patrimonio de la Humanidad.

72 2-¦ Ciudad de Karakorum actual            78 2-¦ ovoo sagrado

Le verdad es que la visita es bastante amena, lo más aconsejable es contratar un guía (en inglés) que te irá explicando la historia del lugar, suelen tener bastante sentido del humor y son muy amables, os dejarán hacer fotos por lo que os pido que les dejéis una propina. El lugar es curioso, el templo está rodeado por 100 estupas, la idea era de 108 estupas (nº sagrado en el budismo) pero debieron parecerles muchas porque se quedaron en 100, número bastante bonito y redondo. El recinto se compone de 62 templos más o menos pequeños, son muy vistosos y coloridos y se celebran ceremonias budistas.

Yo tuve la suerte de conversar con unos lamas que me hicieron muchas preguntas sobre la religión católica, estaban muy interesados en la virgen e insistían en que cómo era posible que la madre de Jesús conservase la virginidad tras el parto… Yo agradecí mi educación en “cole” de monjas y empecé a hablar y a argumentar, en un momento dado me dijeron: “Está bien” y me di por enterada, debía callarme. Mi amiga y guía me instó a dejarles un donativo encima de la mesa (ellos no pueden tocar el dinero)pero tras apartar la mirada unos segundos el dinero había desaparecido ¡vaya, me encantan estos dioses tan rápidos!

Una de las cosas más curiosas que podréis visitar es el falo de Erdene Zuu, es un falo de piedra gigante y muy sagrado que tiene su historia: En el templo de Erdene Zuu siempre han estudiado monjes muy jóvenes, como en casi todas las religiones el budismo exige voto de castidad. El caso es que se escapaban por las noches para frecuentar compañías femeninas poco recomendables. Los más ancianos achacaron esta “necesidad carnal” a la forma del valle, argumentando que tenía la forma del sexo de la mujer. Para calmar las ansias del valle y para que dejara en paz a los monjes jóvenes construyeron este falo gigante. Todo ello muy simbólico, no pregunté si ha dado resultado… Al lado del falo encontraremos uno de los Ovoos más sagrados de Monglia. ¿Qué es un Ovoo? Son montones de piedras que encontraremos a lo largo de toda Mongolia, sobre todo en las encrucijadas de los caminos. Su origen se remonta a los tiempos de Genghis Khan, cuando los soldados partían a la batalla cada guerrero depositaba una piedra amontonándolas unas encima de las otras. A la vuelta, cada hombre recogía una y las que quedaban representaban el número de muertos en el combate. Con el paso del tiempo el significado cambió y adquirió matices religiosos, se produjo una aculturación y pasaron a ser símbolos budistas con un significado completamente diferente: son un tributo al demonio de la región. Se atan khatags de seda (pañuelos sagrados) preferiblemente de color azul cielo y se piden deseos. Es normal encontrar billetes, de hecho es normal encontrar billetes en los suelos de cualquier lugar de Mongolia, las ratas están bien alimentadas. Cuando viajéis por Mongolia y os encontréis un Ovoo deberéis rodearlo tres veces en el sentido de las agujas del reloj y ofrecer vodka a los dioses. Si vais en coche y no podéis parar os aconsejo hacer sonar la bocina tres veces, es una señal de respeto.

69 2-¦ Tortuga sagrada en Erdene Zuu            70 2-¦ Falo sagrado en Erdene Zuu

En nuestro primer viaje teníamos un conductor bastante supersticioso y en más de una ocasión cambiamos de ruta porque el demonio de la región no nos había dado permiso, nada… 200 km el rodeo. Yo no soy para nada religiosa pero empiezo a pensar que mi relación con el otro mundo precisa de reparación, en uno de los viajes una chamana se indignó conmigo porque un espiritu del mar me había perseguido hasta Mongolia y qué quién era yo para llevarles esos espíritus enfadados. También es verdad, ¿Quién soy yo para hacer esas cosas?

Tras tantas aventuras volveremos a Ulaanbaatar cruzando el Parque Nacional Terkhiin Tsagaan Nuur. Aquí tendrás la oportunidad de subir al cráter de un volcán y ver su interior congelado, atravesar infinidad de puentes muy poco fiables y degustar pescado de lago, un delicioso siluro o pez gato, uno de los peces menos apetitosos y feos que he probado (muy ,muy feo). La vuelta a la civilización siempre supone un cambio brusco, los nómadas son muy felices con una casa, un buen fuego y mucho tiempo para beber con sus amigos. Mucho tendríamos que ofrecerles para cambiar su forma de vida. El mongol se sienta en su puerta y espera paciente. Un proverbio mongol dice que sólo en un día pueden darse las cuatro estaciones, nunca se sabe en qué día, pero si eres amo de tu tiempo ¿Qué más da un día que otro? Pasará y tú lo verás porque ahí estabas… Esperando.

Deja un comentario en: “DESIERTO DEL GOBI- MONGOLIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *