ENTRE ALMERÍA Y MURCIA

SALIDA DE 4 DÍAS A MURCIA

Como cada año en el mes de Junio, nos juntamos unos cuantos amigos para realizar un viaje a algún sitio de este maravilloso país que tenemos, esta vez tocaba MURCIA, una gran desconocida para alguno de nosotros, pero después de visitarla, comprobamos que por ser más o menos desconocida, no deja de ser una ciudad preciosa llena de historia, y rincones maravillosos que te embrujan de tal modo, que no te vas de ella sin las ganas de volver algún día a visitarla.
Como podréis imaginar, un viaje de amigos, puede ser de todo menos previsible y aburrido. Nuestro viaje a Murcia, se convirtió en una visita a la zona de la costa Almeriense, así que después de casi 8 horas de coche, fuimos a parar al pueblo de GARRUCHA, donde nos esperaban unos amigos en un restaurante del lugar para deleitarnos con unas excelentes GAMBAS de la zona, un no menos sabroso plato de pescado variado y para rematar una PAELLA de esas que quitan el sentido, todo regado con un buen ALVARIÑO, que aunque no sea de la zona, tampoco tiene desperdicio.

20160602_143704_opt     20160602_153757_opt

Después de este fantástico ágape, nos dirigimos a LOS GALLARDOS, donde después de descansar un rato, pudimos relajarnos por las calles de ese tranquilo y bonito pueblo Almeriense. A la mañana siguiente tocó madrugar para poder ir a la panadería del pueblo, y ver un HORNO DE LEÑA con más de 100 años de historia, que gracias a su dueño, se conserva como el primer día, y sigue haciendo un pan de los que en poco sitios podemos encontrar a día de hoy.

20160603_065805_opt           20160603_080616_opt
Tras saborear ese fantástico pan con un buen desayuno, nos dirigimos a MOJÁCAR, un hermoso pueblo situado en un no menos fantástico enclave, que bien se merece un paseo por sus blancas calles y recrearse con sus magníficas vistas de la costa y llanuras Almerienses.

Después de la visita a MOJÁCAR, nos dirigimos al cercano pueblo de TURRE, donde nos deleitamos con un sabroso picoteo de platos típicos de la zona, a cual más delicioso. Una vez terminado, nos dispusimos a coger el coche, para dirigirnos a Murcia, el verdadero objetivo de nuestra escapada, no sin antes agradecer a nuestro amigo PEDRO su generosa amabilidad y hospitalidad en su maravillosa casa de LOS GALLARDOS, que espero pueda disfrutar durante muchos años. De nuevo y desde estas líneas, GRACIAS PEDRO por tu saber estar. Al día siguiente, después de descansar en el hotel que teníamos reservado en la ciudad de MURCIA, nos dedicamos a visitar la zona de LA MANGA DEL MAR MENOR, visitando poblaciones como SAN PEDRO DEL PINATAR, SAN JAVIER, LOS ALCÁZARES, o CABO DE PALOS, donde disfrutamos de un delicioso ARROZ, en un restaurante de su precioso paseo marítimo, un sitio que se te queda grabado en la retina gracias a su maravillosa ubicación justo al borde del MAR MEDITERRÁNEO, que te deja unos paisajes espectaculares.

20160604_132529_opt            20160604_140322_opt

La tarde la dedicamos a visitar esa preciosa zona, que te mezcla el olor de nuestro hermoso litoral MEDITERRÁNEO, con la fragancia de la huerta MURCIANA, que provoca unas sensaciones indescriptibles, pero maravillosas que no deja indiferente a nadie. Después de cenar en un restaurante de SAN PEDRO DEL PINATAR, nos dirigimos a la ciudad de MURCIA, donde hicimos un recorrido nocturno por sus preciosas calles, en lo que ya nos dejó ver lo que al día siguiente a la luz natural, pudimos comprobar, esa cantidad de colorido que da la cantidad de flores situadas en cada rincón, y el gran número de edificios antiguos que comparten las calles de esta hermosa ciudad. Ese mismo día, dimos por finalizado nuestro viaje, no sin antes tapear y comer “COMO DIOS MANDA” por la cantidad de bares o restaurantes que invaden esta ciudad.

20160603_222600_opt           20160603_222547_opt
Si alguna vez decidís visitarla, no dejéis de ver LA PLAZA DE SANTO DOMINGO, LA CATEDRAL, o LA FAMOSA PLAZA DE LAS FLORES, donde aparte de contemplar su belleza, podréis disfrutar de un buen tapeo.

20160605_111449_opt        20160605_144425_opt

Por Antonio J. Rubio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *