VIENA

Entrada al Palacio Schönbrunn                             VIENA

Para nosotros Viena es mucho más que palacios, es una ciudad deslumbrante donde pasear en sus numerosos y tranquilos parques, pararse a tomar un café en alguna de sus cientos de cafeterías (algunas exquisitas) tranquilamente sin prisas, darse un capricho e ir a su famosa Opera, visitar sus innumerables museos o simplemente callejear e ir de compras en sus calles comerciales del centro siempre animadas. Hagamos un recorrido por esta fabulosa ciudad.

Que ver:

Los tres palacios imperiales imprescindibles en nuestra visita a Viena: El primero lo tenemos en el centro de la ciudad el Palacio Imperial Hofburg su visita nos muestra como transcurría la vida en la corte de los Habsburgo. Dentro encontraremos la Platería de la corte, el Museo de Sisí y los Apartamentos Reales, es una visita obligada y hay que hacerla sin prisas para poder admirar la majestuosidad del Palacio. Al salir justo detrás nos encontramos con el parque Burggarten donde se encuentra la estatua de Mozart, lugar idóneo donde sentarse a reponer fuerzas en el que se encuentra la Casa de las Palmeras y La Casa de las Mariposas, una buena opción si vas con niños ya que tendrán la experiencia de cientos de mariposas que revoloteen a su alrededor. Justo enfrente de Palacio separado por la calle Burgring nos encontramos el Museo de las Bellas Artes y el Museo de Historia Natural si seguimos calle arriba damos con el Parlamento que rinde homenaje a la antigua Grecia. Junto al Parlamento encontramos el Volksgarten que es un parque público donde esta la famosa estatua de Sisí. Siguiendo nuestro camino en la misma calle que enlaza con Dr.Karl-Lueger-Ring encontramos el Ayuntamiento de Viena. En la parte superior de su torre se ubica el Rathausmann, una escultura dorada que representa un portaestandarte que es uno de los símbolos vieneses. Atravesando el Rauspark (otro parque) llegamos a la Universidad y muy cercana tendremos la iglesia Votiva, ambas obra de Heinrich Von Ferstel. Estas dos calles bien merecen un paseo y una visita.

Palacio Belvedere                         Palacio Imperial Hofburg (1)

Otro de los Palacios de visita obligada es el Belvedere se encuentra más al sur de la ciudad pero dando un corto paseo desde el centro se llega enseguida. Aquí encontramos tres museos en el interior, uno de ellos es la Galería de Arte Austriaco que alberga la colección más extensa del mundo de Gustav Klimt incluyendo El Beso. También podemos admirar el Museo de Arte Barroco y el Museo Medieval. Recorrer sus jardines al atardecer es una delicia para los sentidos, aunque en nuestra visita estaban en obras por mantenimiento y no pudimos verlos en todo su esplendor, por lo que nos queda pendiente volver en un futuro viaje. Este palacio está dividido en dos: el superior y el inferior así que cuando hayáis visto uno no olvidaros del que hay en el otro extremo del jardín. Una vez terminada la visita al Palacio Belvedere recorreremos sus alrededores. Tenemos muy cerquita el Standpark un parque donde encontramos la famosa estatua dorada de Johann Strauss. Después de pasear por el parque y volviendo dirección por donde hemos entrado, llegaremos a la Musikverein donde cada año la Filarmónica de Viena interpreta el concierto de Año Nuevo. La siguiente parada es Karlplatz donde se encuentra dos estaciones de metro ideadas por Otto Wagner son construcciones de hierro y cristal que destacan sus lineas curvas y sus motivos vegetales dorados típicos del Art Nouveau que se extendió por la ciudad a finales del siglo XIX. A dos calles de donde nos encontramos tenemos la Secesión, uno de los edificios más bonitos de Viena con su cúpula dorada. En la misma calle tenemos el Teather an der Wien que es el teatro donde Beethoven estrenó algunas de sus obras. Ya hemos recorrido los tres Palacios y la mitad de la ciudad, vamos por el resto. Empezamos por la Catedral de San Esteban situada en el centro, de estilo gótico es el símbolo religioso mas importante de Viena. Destaca su torre sur con 137 metros de altura llamada Steffl , se puede ir hasta arriba pero tendrás que subir 343 escalones aunque a cambio tendrás una vista panorámica de la ciudad maravillosa. Cerca de la Catedral está el Reloj Anker (Ankeruhr en alemán) situado en la la plaza Hoher Mark la más antigua de la ciudad, es una atracción turística muy popular y su particularidad es que cada mediodía doce figuras desfilan mientras suena música vienesa, nosotros nos gustó mucho, había mucha gente esperando el momento en que dieran la hora clave y creemos que para los más peques es una atracción muy divertida. Algunas de las figuras son Marco Aurelio, Leopoldo IV, Carlo Magno, María Teresa I de Austria… Seguimos nuestro paseo por la calle Spiegelgasse llegamos al Museo Albertina donde destaca su colección gráfica con mas de ¡¡¡50.000 dibujos y acuarelas y unos 90.000 trabajos gráficos, digno de ver!!! Después de nuestra visita al Museo justo enfrente paramos a tomar un café y un trozo de la maravillosa tarta sacher en el hotel que le da nombre en su cafetería Mozart. Merece mucho la pena sentarse en su terraza y degustar el cafelito que falta nos hacía y la tarta que te lleva a otra dimensión.

Estatua de Johann Strauss                       La Secesión

Una vez que ya hemos visitado los palacios y el centro de la ciudad, nos vamos al otro lado del río y a menos de 1,5 km del centro encontramos el Prater parque de atracciones donde se encuentra la famosa Noria Gigante. Sin pensarlo dos veces compramos los tickets y subimos a su vagón (sus cabinas fueron destruidas en la Segunda Guerra Mundial y los sustituyeron por vagones de tranvía). Va a una velocidad bastante moderada para que puedas admirar las impresionantes vistas de Viena. Tiene una altura de casi 65 metros y fue construida entre 1896 y 1897 por Walter Basset ingeniero inglés y para su época fue algo único. A parte de la Noria nos encontramos con 250 atracciones, restaurantes, cafeterías y casinos. Esta parte del Prater es conocida por Volksprater aunque luego hay otro Prater verde con prados, bosques extensos acondicionado para el deporte, pasear o ir en bicicleta. Después de pasar toda la mañana allí nos dirigimos a la Torre del Danubio con 252 metros de altura. Accederemos por unos ascensores que tardan en subir a la cafetería, al restaurante giratorio y a la cúpula panorámica unos 45 segundos ( ¡de vértigo!), una vez arriba nos decimos a dar toda la vuelta a la cúpula ( si tienes vértigo no te lo aconsejo) y nos paramos a ver unos atrevidos que hacían puenting desde 152 metros de altura ( ¡de locos!). Después de todas estas emociones tomamos unas copas de helado admirando las vistas que teníamos delante de nuestros ojos. No podíamos irnos de Viena sin hacer las compras de souvenirs, los bombones Mozart y pasear por la calle Kärntner en la que encontramos las cadenas mas populares y con precios muy asequibles, también hay grandes almacenes. Ya con nuestras compras hechas llegamos al final de nuestros cuatro días en Viena. Como veis da para mucho y os prometo que no os defraudará, cumple todas las expectativas que tengas de la ciudad. Para nosotros es una ciudad maravillosa tanto por su patrimonio, su gente (siempre amable y muy educada), su gastronomía y su historia. ¡¡¡Volveremos seguro!!!.

Noria gigante del Prater                                      Estatua de Mozart

Consejos Prácticos y Precios

-Del aeropuerto al centro existe el City Airport Train que sale cada media hora hasta Landstrasse/Wien tarda 16 minutos al centro y a la inversa.(Tienes descuento con la Vienna Card).

-Nosotros compramos la Vienna Card, las hay de 48h (18,90 €) y de 72h (21,90€. Con cada Vienna Card de adulto puede ir gratis un niño menor de 15 años. La recibirás junto a una completa guía turística con cupones e información útil para que no tengas ninguna duda de cómo aprovechar las ventajas que te ofrece. Tienes transporte ilimitado, descuentos en las principales atracciones, museos, en restaurantes y establecimientos. La puedes comprar Online ( nosotros lo hicimos así que es más cómodo ) y con el resguardo las recogimos en el aeropuerto en la Sala de llegadas.

-Las paradas de metro están señalizadas con la letra “U” y el número de la línea.

-La línea U4 os llevará al Palacio Schönbrunn. Bajarse en la parada HIETZING (entrada por el zoo) o en la parada anterior SCHÖNBRUNN (entrada principal). Hay varios precios de entrada, nosotros compramos la más completa Grand Tour (14,50€) niños menores de 6 años gratis y de 6 a 18 (9,50€).

-La línea U1 os llevará al Prater. Bajarse en la parada PRATERSTERN. Entrar en el Prater es gratuito solo pagas a las atracciones a las que te quieras subir. Subirse a la noria tiene un precio de 9,50€ (con la Vienna Card 8,50€), los peques de 3 a 14 años 4€, los menores de 3 años gratis. Hay una entrada combinada de la Noria + La Torre Danubio (13,50€ para los adultos, peques de 3 a 14 años 7,40€ y menores de 3 años gratis).

-La línea U1 también os llevará a la Torre del Danubio. Bajarse en la parada KAISERMÜHLEN está un poquito alejada de la atracción pero nosotros fuimos dando un paseo por el Parque del Danubio. Si no queréis pasear e ir mas directos podéis coger un autobús linea 20B justo a la salida de metro Kaisermühlen. Subir a la torre cuesta para los adultos 7,40€, para los peques de 6 años a 14 años 5,20€ y los menores de 6 años entran gratis. Si compráis la entrada combinada con la Noria os sale mas económico.

-Al Palacio Imperial Hofburg podéis llegar a pie o en el metro con la línea U3 parada HERRENGASSE. La entrada cuesta 11,50€ (con la Vienna Card 10,50€), los peques de 6 a 18 años 7€, los menores de 6 gratis.

-Al Palacio Belvedere podéis llegar a pie o en el tranvía Schloss Belvedere línea D. La entrada cuesta 19€ (con la Vienna Card 16,50€), los peques menores de 18 años gratis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *